¿Son las medallas de oro olímpicas realmente de oro?

Seguro que a ningún campeón olímpico se le pasa por la cabeza vender las medallas de oro que haya podido conseguir durante su vida deportiva y que simbolizan sus mayores triunfos… pero como nunca se sabe, hoy contaremos en este post de qué están elaboradas realmente esas medallas que se entregan en lo más alto del pódium. No vaya a ser que algún deportista esté interesado en poner una a la venta, acuda acuda a un establecimiento de compra de oro y se lleve una sorpresa…

Pues como habrás podido intuir, las medallas de oro que se entregan en las ceremonias olímpicas no contienen precisamente mucha cantidad de oro. Hoy en día, las medallas olímpicas de oro están compuestas en un 92,5% de plata, un 6,16% de cobre y un 1,34% de oro. Eso sí, el Comité Olímpico Internacional establece que cada medalla de oro debe contener al menos 6 gramos de este metal de 24 quilates.

Pero sí hubo un tiempo pasado en el que las medallas de oro estaban realizadas íntegramente en este metal precioso, aunque debemos remontarnos a los Juegos Olímpicos del año 1912, el último año en el que estas medallas tuvieron tan valiosa composición.

Está claro que el valor que poseen estas medallas va mucho más allá que el que se pagaría atendiendo solo a su composición. Por eso, más que los establecimientos de compra y venta de oro, son los coleccionistas particulares los que ponen la vista en estos ejemplares, muchos de ellos cargados de simbolismo e historia. Es el caso del millón y medio de dólares que llegaron a pagar en 2013 por la última de las cuatro monedas de oro que consiguió Jesse Owens.

Las últimas monedas entregadas, en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 fueron fabricadas por la Casa de la Moneda de Brasil y se convirtieron en las más pesadas de la historia con un diámetro de 85 milímetros y 500 gramos de peso. Además, estas monedas incluían en su diseño unas hojas de laurel que rodeaban el logo de Río 2016 con las que se pretendió simbolizar la excelencia deportiva y reivindicar una vuelta al espíritu de la antigua Grecia.

Seguro que a partir de ahora mirarás con otros ojos la entrega de estas condecoraciones sabiendo que no son tan de oro como parecen. Por eso, si estás pensando invertir en oro, mejor no apuestes por estas medallas y acudas a un establecimiento de compra y venta de oro como Ciode donde podrás adquirir lingotes o monedas al mejor precio de cotización del mercado. Sin sorpresas ni dudas. Ven a vernos y te asesoraremos tanto en la venta como en la compra de metales preciosos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *