¿Qué diferencias hay entre el oro amarillo y el oro blanco?

Todos conocemos el oro amarillo. Incluso podríamos decir que, para muchas personas, es el único tipo de oro existente al ser el que siempre han visto en joyas, relojes y complementos. Sin embargo, desde hace unos años, el término oro blanco se ha ido popularizando, especialmente en el campo de la joyería, dando lugar a piezas que “misteriosamente” tienen un color plateado a pesar de estar realizadas con oro puro. ¿Magia? Ni muchísimo menos, tal y como vamos a explicarte hoy en este post basándonos en nuestra amplia trayectoria en la compra y venta de lingotes de oro.

Como te decíamos, oro amarillo y oro blanco son conceptos que se manejan con frecuencia en el ámbito de la joyería o la numismática pero no en el campo de los valores bursátiles que no entiende de colores: oro solo hay uno, con un único precio como única es su composición.

Diferente composición

Ahora bien, debes saber que ninguna joya  tiene una composición del 100% de oro puro ya que este metal es demasiado delicado y suave para poder fabricar piezas ornamentales. Es necesario combinarlo con otros metales que lo refuercen y lo hagan lo suficientemente resistente como para ser usado como materia prima para joyas. Precisamente con qué metales se combine y en qué proporción es lo que nos permitirá hablar de oro amarillo y de oro blanco.

Efectivamente, el oro sí tiene un color amarillo metálico cuando se extrae pero que en ningún caso es tan amarillo como el que estamos acostumbrados a lucir en nuestras manos, cuello o muñecas en forma de joyas. Y no lo es porque una pieza de oro de 14 quilates contiene un 58,3% de oro puro mientras que el resto será una combinación de cobre y zinc principalmente.

Por su parte, una pieza de joyería de 14 quilates de oro blanco también tendrá un 58,3% de oro puro con la diferencia de que el resto de su composición será una mezcla de zinc, paladio, platino y plata, elementos que le confieren ese color plateado que lo diferencia del oro tradicional.

¿Cómo surge el oro blanco?

El aumento de las ventas de joyas de plata dio la voz de alarma. Si tradicionalmente el oro era el metal elegido por antonomasia para comprar una joya, la plata empezó a llevarse una buena porción del pastel, especialmente entre compradores más jóvenes que huían de las piezas de oro amarillo por resultarles demasiado clásicas y excesivas. El crecimiento de la joyería de plata hizo que el sector del oro buscara una manera de paliar la fuga de clientes y creó un oro del color de la plata que tan de moda estaba en esos momentos.

Y así fue como comenzaron a comercializarse las primeras piezas de oro blanco, metal que pasó a estar muy presente en anillos de boda, gargantillas, colgantes… en un intento (creemos que conseguido) de encontrar su propio hueco en el mercado.

Como especialistas en la venta de lingotes de oro podemos asegurarte que, en la mayoría de las ocasiones, el valor de un anillo de X quilates es el mismo, se trate de oro blanco o de oro amarillo, aunque puede ocurrir que la versión de oro blanco sea un poco más cara en función de los metales que se hayan empleado en su elaboración.

Si sientes curiosidad sobre todo lo que rodea el mundo del oro, quieres conocer su valor en el mercado financiero o qué tienes que tener en cuenta para invertir en este metal de manera segura, no dejes de pasarte por nuestra web, donde los expertos de Ciode comparten contigo sus conocimientos en el sector.

oro-blanco-oro-amarillo-diferencias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *